sábado, 7 de noviembre de 2009

no es tan extraño

filmar una película en la entrada de un telo, con un actor travestido, un escritor disfrazado de recepcionista, una maceta enfundada en animal print, dos chinos y un peruano mirando en la puerta, un asistente de producción facho, un sonidista estresado y un equipo con mayoría de mujeres y latinoamericanos.
lo maravilloso
es ver pasar por el estacionamiento
a una pareja
de sesenta
y tantos
un miércoles
a las 4 de la tarde
él de impecable traje
y ella
con un enorme
ramo de flores
en la mano

2 comentarios:

GC es un grande dijo...

simplemente genial

emmaysushermanas dijo...

una dulzura la parejita!
Saludos!